La caída de venta de iPhone confirma el parón estacional de los smartphones

Apple presentó anoche resultados financieros correspondientes al último trimestre de 2022, donde destacó la caída de venta de iPhone y con ellos los ingresos de la división de hardware que en una compañía tan dependiente de sus móviles arrastra al resto de divisiones. Los beneficios por acción de 1,88 dólares incumplieron las previsiones de los analistas y es la primera vez que sucede desde 2016.

Los ingresos de Apple cayeron un 5% en el trimestre navideño y se reprodujo en todas las regiones mundiales y en todos los departamentos con dos grandes excepciones, la venta de tablets iPads (+30%) y la de una categoría de servicios que, con la App Store al frente sigue subiendo (+6%) aunque en trimestres como este no pueda compensar la bajada en hardware.

Los ordenadores Mac fueron los que tuvieron el peor comportamiento de toda la oferta de Apple, con caída de venta interanual del 29%. Como veremos más abajo de iPhone, hay que decir que los Mac tuvieron una explosión de ventas durante los años anteriores de pandemia. En cuanto al grupo de wearables, donde se incluyen productos como el Apple Watch y los AirPods, también cayeron los ingresos un 8%.

El CEO de Apple, Tim Cook, destacó varios motivos como la interrupción de la cadena de suministro en Asia y también la fortaleza del dólar estadounidense para explicar unos resultados que -siendo negativos- no pueden considerarse tampoco «malos» teniendo en cuenta que los ingresos de la compañía ascendieron a 117.200 millones de dólares. Unas cifras inalcanzables para ninguna otra tecnología.

Caída de venta de iPhone: ¿la industria debe preocuparse?

Las ventas global de smartphones en todo el mundo cayeron el pasado año y según las previsiones lo volverán a hacer en 2023. Y ni siquiera Apple es capaz de librarse de ello. Amén de una situación macroeconómica delicada y de una cadena de producción que todavía no ha acabado de normalizarse tras la pandemia, para el sector de móviles inteligentes hay motivos más concretos.

Y es que, simplemente, los usuarios no ven necesidad para cambiar de móvil y los aguantan mucho más que antes. En el caso de Apple, después de dos años consecutivos de fuertes ventas de las series 12 y 13, es hasta normal que los iPhone 14 se vendan más lentamente.

El grado de innovación en móviles es mínimo y salvo los plegables no hay modelos que ofrezcan algo sustancialmente distinto como para actualizar con tanta asiduidad. Lo hemos visto en los iPhones 14 y también en sus máximos competidores, los recientes Galaxy S23 de Samsung que no aportan novedades sustanciales sobre los S22. Y de los precios qué decirte que no sepas… Han subido y en la gama alta, las configuraciones tope de gama tienen un coste disparatado.

En resumen. No se puede subir siempre y al igual que en otros productos tecnológicos estamos ante un parón estacional en venta de móviles, quizá necesario para volver a tomar impulso años siguientes.

Concretando en Apple, solo por venta de móviles ingresó 65.800 millones de dólares… en solo un trimestre. Cifras apabullantes para cualquier otro fabricante. Además, el ecosistema global de iPhone ha superado por primera vez los 2.000 millones de dispositivos en uso lo que asegura muchos ingresos adicionales en servicios como la App Store. Y otro detalle no menor. Apple es la única entre las grandes tecnológicas que no ha anunciado recortes de plantilla para este año. Caída de venta de iPhone, sí, y de ingresos y beneficios globales, pero Apple sigue muy fuerte.